VISCERAL
A partir de dos tintas, dos colores. Rojo y azul, recorremos el cuerpo de adentro hacia afuera. Cada trazo, que resulta ser una lección de anatomía, nos habla de los instintos.
Y es que aquí lo intestinal se junta con lo íntimo del corazón. El color más frío, nos lleva a las entrañas y estas a su vez nos muestra la fragilidad y complejidad de la que estamos hechos. El cuerpo helado y el corazón ardiente.
Ilustraciones: David Pérez / Fotografía: Paola Rojas
Back to Top